7/02/2005

La vida es cuestión de objetivos

Hola bigordetes, me acabo de levantar con una sonrisa de oreja a oreja. Ayer me acosté a las 6:45 de la mañana y me he tenido que levantar a las 9:00 para hacer un trabajo que tengo todos los veranos, un mailing. Me acabo de levantar de nuevo a eso de la 13:35 y me acabo de dar cuenta que he cumplido un objetivo marcado en mi vida. No, no es el mailing que en realidad ya está hecho, a falta de pegar las etiquetas cuando mi madre me las imprima, si no que me he levantado y tirado en mi habitación hay una bandera del orgullo gay. Sí, Sí Si!!!! después de 2 intentonas fallidas, el primer año que me propuse este reto y me enganché de una bandera colgada en una pared [después de 10 saltos] y cuando llegué a arrancarla, miro para alante para disfrutar de mi tesoro para ver a una ZORRA con la bandera cogida por la otra esquina, diciendo... -Yujuuuuuuu, ya tengo una bandera gay, que guay. Muchas gracias por alcanzármela. -Esto, perdona... la bandera me ha costao lo mío y es mía. Dije yo, tirando de mi respectiva esquina. -La bandera es suya, si no quieres problemas, entiendes??. Apareció un grupo de 5 pavos con ganas de camorra. -Si yo entiendo mazo, para eso estamos en chueca... pero es que he saltao, me lo he currao y me gustaría llevarmela. -déjate de chorradas y dásela. Apretando fuertemente mi mano. En fins solté mi esquinita con gran dolor por mi parte ya que en esa época no era capaz de inmovilizar a 5 personas a la vez, en medio de un tumulto y salir corriendo con una bandera. El segundo año, recorrí todo chueca en busca de una bandera bajita para poder llegar. Está claro que los gays aprenden rápido y subieron un poco la situación de las banderas para que nadie las cogiera. Después de mucho paseo, vi una... que con una carrera y un salto preciso... tal vez se podría coger. A mi 7ª carrera [está claro que el salto de altura no es lo mío] apareció un vecino desde la ventana gritando... que no cogiera la bandera, que iba a llamar a la poli... snif, otro año perdido. Pero este año... he ido a la misma calle, ya no estaba el vecino atento. Me han izado entre 2 personas y he conseguío mi trofeo... si es que la venganza se sirve en plato frío. No voy a poner una foto mía con mi bandera gay, por razones obvias... pero que sepáis que al entrar en mi habitación, os encontraréis con la bandera... no os asustéis, o sí?