11/10/2005

Cocretas con Nata, no croquetas con nata

Este es mi último bis, el público me aclama… corean sin parar el estúpido nombre que decidí darle a mi grupo. “Cocretas con nata, cocretas con nata…” casi puedo escuchar como se van quedando sin voz, un nombre estúpido y difícil de corear, pero las ventas del último disco son insuperables, dan oxigeno y fuerza para corear una vez más “Cocretas con nata”. La música seleccionada de fondo es la precisa, perfecta para esta ocasión. Mi, actual manager despedido, Carlos, siempre se cabreaba cada vez que le brindaba la idea de poner a “Death in Vegas” antes del último bis. Está claro y comprobado que hice bien en echarle, aunque haya perdido a mi bajista y el nuevo no sea tan bueno, creo que acerté en mi decisión. Las groupies me aclaman, cuántas tendrán la oportunidad de tocarme, cuántas de meterse en mi camerino, cuántas de que les preste atención durante 10 minutos con mi cuerpo desnudo… Veo que la iluminación se prepara, es el momento de salir. Noto como todos los “curris” del escenario, me miran impacientes, esperan que entre sin vacilar, sin tartamudear. Es un movimiento sencillo, entrar rápido, levantar la mano mientras cojo mi gibson ES-345 Reissue, mi Lorena, mi único amor que he tenido, la única que nunca me ha abandonado, esa que siempre ha estado cuando yo la he necesitado. Movimiento sencillo, entrar, acariciar a Lorena con la mano en alto y dar el primer acorde para que el estadio se venga abajo. Yo solo, sin grupo, ni mariconadas como no, le gustaba a Carlos, y ahora me pregunto yo ¿Quién es Carlos? ¿Quién es la maldita estrella de este espectáculo? Está claro que tengo que tomar la responsabilidad de salir, la gente me aclama, es el momento. Paso firme, no tartamudees, no digas nada, coquetea con Lorena ella siempre está para ti, date la vuelta y saluda al público, prepara un Si mayor, agarra la púa con fuerza y disfruta del momento… tú momento y el de Lorena. -CptSpiff, a comer y baja el volumen que ya te vale. -Voy mamá, estaba tocando un poco… para despejar ideas.