2/14/2006

Querida Uma...

Querida Uma, otro año más es San Valentín y aunque la gente se empeña en llamarlo "día de San Corte Inglés" o "día de los comerciantes" yo sigo pensando, simplemente, es nuestro día, el día de "tú y yo". Siempre que nos encontramos en el cine, siempre que nuestras miradas se cruzan, siempre que vivimos grandes aventuras, siempre que tenemos nuestros problemas...Siempre, las cosas acaban bien. Diría que son como finales perfectos. Películas creadas en la mente de algún loco escritor frustrado, con ganas de separarnos, pero que al final, siempre se arrepiente. Yo sigo igual, estoy mejor desde el último día que te escribí. No estoy en equilibrio... pero qué coño! estoy bien. Sigo con mi tranquila vida, monótona de siempre a punto de terminar la carrera para poder hacerme un hombre de provecho y estar más cerca de ti. Sí, sé que mediante tu trabajo, me mandas mensajes para que no pierda la esperanza y para saber que siempre estarás ahí, que no deje de luchar por ti. Fuera, siento que el mundo sigue expectante. Al cielo le duele tanto que llora. La tierra se retuerce con esos golpes que le lanza el cielo. El mar estático, es consciente de todo el mal que ha hecho. Mi casa sigue crujiendo, cada vez que parece que se escucha tu nombre. Se calienta un instante, para muy pronto, volver otra vez a ese frío espacio, que siempre queda y que lo ocupa todo. Mi micro-universo helado rodea casi todo lo que hago, pienso o siento. Pero esta carta, como la de todos los años no quiero que trate sobre la tristeza, llantos o lamentos de el por qué vivimos en países distintos, con lenguas distintas y edades distintas. Esta carta, espero que al final, trate sobre el futuro que nos aguarda y el cómo los sueños más increíbles pueden llegarse a hacer realidad. Como las barreras son sólo eso, obstáculos que hay que saltar para llegar al final. Tú bien lo sabes, ya que siempre me lo has demostrado en todas tus películas y trabajos. He aprendido la lección y no me voy a dar por vencido a la primera de cambio. Espero que tus clases de español, lleguen para que entiendas todo lo que quiero expresar... aunque eso es lo de menos, con la pila de cartas, fotos, recuerdos que te he mandado sobre mí y que siempre contesta tu abogado, con palabras raras cómo impeachment, distance order, claim, my legal advisor. Gracias a Dios, siempre tengo a mis amigos cerca, que me traducen esas dulces palabras que tus abogados me mandan. Yo también siento lo mismo por ti. Supongo que no tendrás tiempo para contestar ya que sigues ganando dinero para el mejor futuro posible entre los dos, como bien dicen tus abogados. Bueno como otro año más, un besote.