8/10/2006

¿Por qué el mundo necesita a un salvador?

Hola bigordetes. Después de muchas esperas y chantajes, ayer conseguí ir a ver esa película tan conflictiva para todo mi mundo.
No sé qué es lo que la gente esperaba de ella. Tal vez cuando la vi, volví a recordar esas tardes cuando llegaba del colegio con la única misión de ponerme la capa roja y tragarme una de las 3 películas del hombre de acero, con un bocadillo de nocilla y un vaso de leche en mano. Vuelvo la vista en mí y sigo sintiendo como la magia de las películas me transformaba. El hecho de poder ver una persona volando, hacía crecer en mí, una maravillosa envidia sana. Ayer me devoró esa magia. La verdad que lo tenían muy fácil. Los títulos de créditos iguales que las antiguas películas de Superman y una voz en off haciendo memoria de todo lo ocurrido en las 2 primeras películas, hacían que olvidase todas las críticas que había escuchado de casi todos mis amigos. El hecho de conservar la misma banda sonora, ver como una galaxia se abría delante de mí, en los ya 15 segundos de metraje me quitó todos los miedos. ¡Sí, tenía miedo de que hubieran destrozado para mí el mito! Crecí con esas películas y después de lo de ayer, aún me queda mucho por crecer.
Jor-El: You will travel far, my little Kal-El, but we will never leave you-even in the face of our deaths. You will make my strength your own. You will see my life through your eyes, as your life will be seen through mine. The son becomes the father. And the father, the son.
Tal vez el continuo homenaje que se hace de las 2 primeras, guiños tales como la torpeza de Clark, el baile entre Superman y Lane en los cielos o su último vuelo en la película imitando perfectamente a un inolvidable Christopher Reeve; hace que esté demasiado ligada con ellas y menos con el cómic. Esto se nota sobre todo en un Lex: que se junta con una chica estúpida y con corazón o que no es un hombre de negocios [presidente de USA] propiamente dicho. La figura de Lex ha crecido mucho en el mundo del papel, en esta película vuelve a sus orígenes y sigue la misma línea que en 1978. Tal vez hubiera estado bien hacer crecer un poco al personaje, pero ya habrá tiempo de su carrera política. Aún así ¿quién no ha soñado con una película donde Lex le mete esa brutal paliza a Super? Tal vez sea erróneo sólo centrarse en Lex [magnífico papel de Spacey]. La visión que se da al pequeño Smallville, me parece muy renovada. No creo que sea fácil, meter al hombre de la capa en unos planos tan oscuros y que aún mantenga esa luz. La nueva imagen de Superman salvador del mundo y no sólo de EEUU. La inolvidable escena de ver al kriptioniano suspendido en el espacio, en el silencio, observando todo lo que ocurre en ese trozo redondo de roca. La sorpresa de todo Metrópolis cuando ve una pájaro rojo volar dentro de su ciudad. Los aplausos en su primera y espectacular aparición. La llamativa escena de ver como su ojo azul no pestañea al recibir una bala a bocajarro. Si dejamos en centrarnos en simplemente escenas y nos vamos a los efectos especiales, el vuelo de Superman es demasiado creíble. Su control mientras vuela. Su forma vertiginosa de cruzar un edificio para atajar. Su forma sutil y delicada de desplazarse cuando lleva a una persona en brazos. Su bruto aterrizaje en Lexlandia, donde deja su rúbrica en el suelo de su violencia. El convincente movimiento de la capa en todas las escenas, hicieron que me lo creyera todo.
Lois Lane: The world doesn't need a savior... Superman: Listen... Lois Lane: I don't hear anything. Superman: I hear everything. You wrote that the world doesn't need a saviour, but every day I hear people crying for one.
Podría hablar durante horas sobre la película, podría hablar de los fallos de la película, no es perfecta. Su final que puede parecer que nunca termina, recordando al Sr. Frodo. Creo que era necesario, me mantuvo expectante... no de lo que iba a pasar [que se intuye], más bien de cómo lo iba a mostrar en la pantalla. Como conclusión creo que es buena, muy buena. No disfruté como una persona de 25 años… disfruté como un niño disfrazado de Superman con su bocadillo de nocilla en la mano.