9/09/2006

¡Un informático, necesito uno! ¿Hay alguno en la sala?

Últimamente en los programas de televisión están pasando cosas muy raras por no confiar en los ordenadores: pequeños seres, que hace que tu vida sea insufrible. Claro ejemplo, la cagada de la nueva edición de gran hermano, con aquí qué ves un 1 o un 7, si lo giro ahora es un 1, si lo pongo bien es un 7. Fue, digamos, error humano. Bueno, viendo a la presentadora y sus chalecos se podía decir error de la naturaleza, pero como no fue ella la que sacó la bolita. Hace tiempo, en La Liga Profesional De Fútbol, llegaron a confiar en un “ordenador” para que pusiera a un señor vestido de negro sobornado en cada partido, sin ninguna confusión o error humano. Que poca imaginación para dar un nombre, “Deep Blue Fútbol Machina” hubiera molado más. Ya veis, hasta donde llega mi gremio a los que manejan los hilos en nuestro país, los controladores de la economía del mercado, de las subidas de hipotecas y aceptación de créditos unifamiliares: ¡la LFP! Ayer terminó un gran programa en cuatro, El Traidor. En él, como no podía ser de otra forma y con los tiempos que corren, se confiaba en, ¡no un ordenador! Sálvenos Dios de esa locura. ¡En uno para cada concursante! Con un sistema distribuido, metodología cliente-servidor por medio de un canal tan seguro como el wifi y, si en caso de empate, se miden los tiempos de reacción en las respuestas dadas. ¡Ole! El informático era una pieza clave. Según el presentador "sólo 3 personas conocen el secreto de quién es nuestro traidor: El director [el hombre con la pasta], la psicólogo [que se habrá tirado a la mayoría] y el informático, claro está". Bueno como este último tenga un blog, ya lo sabe toda la blogosfera. Que confianza, en un hombre tan valiente, tan raudo, tan oscuro y a la vez secreto. Seguro que le han tenido sin conexión a Internet durante los 2 meses de programa para que no dijera nada, el pobre no sabía lo que firmaba en el contrato. Como buen informático, es incapaz de expresarse el mundo real, no se atreve, necesita su muñequito del WOW para poder ser sociable. Ahí tenemos una pieza fundamental del desenlace en el programa. Ese pequeño héroe que tendrá al final del programa unas palabras con la perdedora. Porque digámoslo así, El Traidor es un programa de 8 participantes, un traidor, un ganador y un perdedor que casi gana porque llegó a la final, ¡pero…! - No me iba el enter. No se movía el ratón. ¿Qué pregunta fallé? ya que me las sabía todas. Esto no puede ser, soy rubia… ¿Otro error humano? ¿Otro error de la naturaleza? ¿Otro informático al paro, por hacer un programa de ordenador cutre, que no te dice las preguntas falladas de cada terminal? ¿En la próxima edición de El Traidor volverán a confiar en las bolitas?